Como mantener tus goggles como nuevos

 

¿Quieres mantener tus goggles como nuevos? Cuídalos correctamente siguiendo los consejos presentados a continuación.

Elegir los goggles adecuados es, a veces, una tarea difícil, por lo que cuando encontramos los que mejor se nos acoplan nos cuesta cambiar. Pero cuando nuestros goggles favoritos empiezan a empañarse nos resultan molestos a la hora de nadar y dejan de ser “nuestros goggles favoritos” para pasar a ser “esos goggles molestos que nada más empezar a nadar se empañan”. Evidentemente, los goggles tienen un tiempo de vida limitado, pero siempre podemos alargarlo un poco más si los cuidamos de manera correcta.

 Los goggles y las toallas no son buenos amigos

Al contrario de lo que mucha gente cree, limpiar el cristal interno de los goggles con una toalla no es para nada recomendable. Los goggles tienen una capa antivaho que va desapareciendo con el tiempo, pero que puede acelerar su desaparición si la tocamos con los dedos o con una toalla. Por eso, lo más adecuado si necesitas limpiarlos sólo es aclararlas.

Tú te quitas el cloro, ¿tus goggles por qué no?

Después de salir de la piscina es recomendable aclarar los goggles con agua de la ducha, a ser posible fría puesto que tiene menos cloro. Importante no guardarlos cuando aún estén mojados para alargar la vida útil de la goma, la mejor solución será meterlos en la caja para llevarlos a casa y tenderlos junto con el resto de material para dejarlos secar al aire libre.

Cada goggle con su estuche

Aunque lo más cómodo nos resulte dejar los goggles sueltas por la mochila cuando acabamos de entrenar, es otro error que debemos evitar. Después de cada entrenamiento lo más adecuado es meter los goggles en su estuche para llevarlas hasta casa. Así, evitaremos ralladuras y deformidades en la goma. Además, si vamos a estar un buen tiempo sin usarlos debemos guardarlos en un sitio que tenga pocos cambios bruscos de temperatura y donde haya poca humedad.

 

Recuerda seguir estos sencillos consejos tras cada entrenamiento y notaréis cómo vuestros goggles se mantienien como nuevos más tiempo.

También te puede interesar:

Quiero empezar a nadar ¿ Qué necesito?

 

Quiero empezar a nadar ¿ Qué necesito?

A menudo nos surgen dudas a la hora de comenzar un nuevo deporte. Una pregunta muy frecuente es: ¿qué material necesito? En este post te contaré todo lo necesario para empezar a nadar ya sin ningún tipo de freno ¡Y a disfrutar del agua!

 ¿Dónde nado?

Aunque a priori parece una pregunta obvia (¿dónde nado? ¡en el agua!) se tuerce complicada a la hora de iniciarnos en el deporte. Sobre todo si vives en la costa. Un consejo muy útil es empezar en la piscina. La piscina es el mejor medio para recopilar sensaciones y mejorar tu técnica. Cuando veas que la piscina se te ‘queda pequeña’… ¡Ve por las aguas abiertas!

Busca alguna piscina cerca de casa para que no sea muy tedioso ir. Te recomendamos que pruebes un mes con un entrenador para que te sirva de guía y para el mes siguiente… ¡serás tu propio entrenador!

¿Qué material necesito para empezar a nadar?

Para empezar a nadar hay 4 materiales básicos que debes utilizar. Los debes utilizar sí o sí por seguridad e higiene en las instalaciones.

  • Bañador. Tanto si eres hombre o mujer, busca un traje de baño que te sea cómodo. Slip o boxer, tiros finos o anchos… ¡No importa! Para empezar debes estar cómodo y elegir aquel traje de baño que te haga sentir bien. Más adelante sabrás perfectamente lo que necesitas.

  • Gorro. Lo ideal para comenzar a tener sensaciones con el gorro es elegir un gorro de lycra. Te aporta suavidad y confort. Sin embargo, si crees que necesitas mayor sujeción (pelo largo, por ejemplo) puedes optar por los gorros con revestimiento de silicona.

  • Goggles. Quizás el material más importante. Elegir unos buenos goggles condiciona totalmente nuestro entrenamiento ya que si no nos queda bien… ¡Nos va a fastidiar! Elige unas gafas que tengan bastante ventosa. Al igual que con el bañador, párate a elegir unas que te sean cómodas

  • Sandalias. El elemento que nos aportará seguridad en los trayectos de llegada y salida de la piscina. Busca un calzado de goma con suela antideslizante. Muy importante para evitar posibles lesiones.

Por último, existe un amplio abanico de materiales con los que complementar tus inicios en la natación. Toalla, albornoz, mochila, tapones para los oídos, pinzas para la nariz,… No son obligatorios, pero te facilitarán el día a día en el entrenamiento.

Espero que estos pequeños consejos te den la confianza suficiente para presentarte en la piscina dispuesto a darlo todo y empezar a nadar con energía.