¿Cuáles son las consecuencias del sobreentrenamiento en natación?

El sobreentrenamiento en natación es uno de los problemas más comunes en las piscinas. La conciliación de cargas familiares, laborales y otros aspectos de la vida privada con los entrenamientos hipoteca en muchas ocasiones el descanso y la recuperación de nuestro cuerpo. Cuando un deportista no se recupera bien del entrenamiento su cuerpo se fatiga y el rendimiento comienza a disminuir, si esto sucede en ausencia de cualquier causa médica, lo más probable que se haya llegado al sobreentrenamiento.

Los nadadores suelen ser deportistas de gran naturaleza competitiva por lo que son deportistas muy susceptibles de caer en el sobreentrenamiento. Las grandes exigencias de volumen en una piscina, así como la severidad de algunos entrenadores o padres pueden llevar a un nadador a trabajar más allá de sus posibilidades.

¿Qué es el sobreentrenamiento?

Podemos definir sobreentrenamiento como una condición de fatiga y bajo rendimiento, que a menudo ocurre después de duros entrenamientos y competiciones,  cuyos síntomas no se resuelven ni tras dos semanas de descanso adecuado, y no hay otra causa médica identificable.

Todos necesitamos entrenar duro si queremos mejorar y es normal, sobretodo en épocas de volumen o intensidad fuerte, que nuestro rendimiento baje. Junto con ello aumenta nuestro estrés, la tensión, el mal humor. Sin embargo, con la correcta recuperación se permite un supercompensación y una mejora y estos síntomas (necesarios), conocidos como sobrealcance, desaparecen.

Consecuencias del sobreentrenamiento

Cuando estos síntomas se mantienen en el tiempo, junto a ellos aparecen otros problemas: dificultad para conciliar el sueño, pesadillas, pérdida de apetito, pérdida de peso, pérdida de libido, aumento de la sensibilidad emocional, así como de la ansiedad y la irritabilidad.

Algunos entrenadores sostienen que el sobreentrenamiento en natación es un aspecto beneficioso que “desglosa” al nadador y lo hace más fuerte. Sin embargo, junto con lo ya mencionado anteriormente, llevar al cuerpo más allá de sus posibilidades produce, entre otras cosas, inflamación y disminución de la masa muscular.

Un estudio llevado a cabo con ratas, que sometieron a 11 semanas de sobreentrenamiento en cinta, demostró que el rendimiento mental de los animales bajó a partir de la octava semana, momento en el que empezaron a necesitar asistencia.  El análisis de sangre mostró que la testosterona y la hemoglobina caen junto con una disminución del pesoEl tamaño del músculo gastrocnemio, más conocido como los “gemelos”, también disminuyó en un 23,6% en el grupo de sobreentrenamiento y era más pequeño después de 7 días. Los niveles de creatina quinasa también incrementaron.

El estudio muestra que el exceso de entrenamiento da como resultado una lesión muscular y la inhibición del crecimiento del músculo esquelético. Esto se debe a un aumento en los señalizadores celulares proinflamatorios (citocinas) y una disminución en las citoquinas antiinflamatorias. Esto nos hace entender que, al contrario de lo que algunos pueden defender, debe evitarse el sobreentrenamiento en natación debido a la disminución potencial del tamaño muscular y al aumento de la inflamación (lo que dificulta la capacidad del nadador de adaptarse al entrenamiento según la respuesta de súper compensación).

Conclusión

El síndrome de sobreentrenamiento afecta principalmente a atletas de resistencia. Es una condición de fatiga crónica y bajo rendimiento. Todavía no se sabe exactamente cómo el estrés del entrenamiento duro y las competiciones conducen al sobreentrenamiento. Factores de tipo psicológico, endocrinológico, fisiológico e inmunológico juegan un papel importante para una buena recuperación.

Un buen seguimiento de nuestro rendimiento, de los entrenamientos, así como introducir periodos de descanso y recuperación durante todo el año pueden ayudar a prevenir el sobreentrenamiento en natación. Con una rutina de entrenamiento específica y estrategias de regeneración adecuados, los síntomas normalmente se resuelven en 6-12 semanas pero puede continuar por mucho más tiempo o reaparecer si se vuelve a un entrenamiento duro demasiado pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *