5 reglas de la natación de Bill Sweetenham

A lo largo de su carrera, Sweetenham consiguio importantes logros durante cuatro Juegos Olímpicos de la mano de nadadores como Ian Thorpe y Grant Hackett. Por otra parte, desde noviembre de 2000 hasta octubre de 2007 fue Director Nacional de Rendimiento de Gran Bretaña, época en la que el país ha conseguido los mejores resultados de su historia en las competiciones internacionales. 

  1. Los movimientos de las manos y brazos deben ejecutarse comenzando lentamente y aumentando progresivamente la velocidad. Acorde a esta norma, el proceso de aprendizaje debe seguir el mismo patrón. Si un nadador no nada eficientemente a baja velocidad no lo podrá hacer cuando nade a mayor velocidad. Deberá tratarse de un proceso progresivo.
  2. El nadador debe aprender a desarrollar la virtud de sentir el agua en lugar de entrenar todo el tiempo nadando rápido. Para ello, el entrenador puede pedir a sus alumnos que aprendan en una piscina colocando las manos y brazos bien abiertos y alejados de la línea del cuerpo -técnica de nado araña-, a continuación con los brazos empujando –técnica pulling- debajo del cuerpo y finalmente con los brazos debajo del cuerpo con un empuje angosto -técnica de narrow pulling-. Esta es una de las reglas de la natación más útiles ya que la mayoría de los niños realizan movimientos técnicamente incorrectos al principio como parte una progresión natural del aprendizaje.
  3. Los dedos siempre deben empujar primero, sin importar qué estilo de natación esté desarrollando el alumno. El nadador de esta forma mantendrá una posición estable de la muñeca cuando realice el empuje.
  4. El nadador debe minimizar la resistencia manteniendo baja la cabeza y las nalgas altas. Siempre que levante la cabeza las nalgas bajarán aumentando la resistencia. Para maximizar la fuerza en el agua con mínima resistencia, el nadador debe mantener la espalda plana en lo que Sweentenham denomina posición plana de la espina dorsal.
  5. Las caderas deben estar altas en mariposa y pecho antes del barrido hacia afuera de las manos y brazos. Si las caderas no están elevadas, el nadador se encontrará empujándose hacia la superficie del agua -es decir hacia arriba en lugar de hacia adelante-. En espalda y crol las caderas deben rotar antes que las manos inicien la acción de empuje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *